Cuando un miembro de la familia tiene síntomas, toda la familia sufre.

Poder trabajar con todos contribuirá a la mejora de la persona que presenta síntomas
y generará un funcionamiento del grupo familiar más saludable.

El terapeuta familiar pone el acento en las interacciones familiares y trata de que todos los miembros de la familia puedan ver las dificultades desde otra perspectiva, ampliando el foco. Potencia un mayor conocimiento de cada uno de los individuos, ayudándolos a que la comunicación sea más saludable.

Teniendo en cuenta la diversidad de estructuras familiares (nucleares -padres e hijos-, monoparentales, reconstituidas -parejas con hijos de relaciones anteriores-, homoparentales, extensas) y la diversidad de dificultades que pueden presentarse, tras realizar algunas sesiones de evaluación decidiremos con quiénes y cómo vamos a trabajar. Es habitual realizar sesiones sólo con los padres, o sólo con los hermanos, o algunas individuales con la persona que presenta síntomas.

Objetivos generales de una terapia familiar

  • El terapeuta familiar pone el acento en las interacciones familiares y trata de que todos los miembros de la familia puedan ver las dificultades desde otra perspectiva, ampliando el foco. A todos nos resulta más fácil observar qué hace o deja de hacer el otro, pero nos es más difícil observar cómo influimos nosotros en los demás

  • Acompaña a la familia en la exploración de sus relaciones para que tomen conciencia de cómo afecta lo que cada uno piensa, siente o hace respecto a los otros, profundizando en los entresijos de las relaciones familiares

  • Potencia un mayor conocimiento de cada uno de los individuos, ayudándolos a que manifiesten sus acuerdos y desacuerdos y que la comunicación sea más saludable

  • Ayuda a que haya una mayor vinculación cuando ésta es necesaria, en caso de padres con hijos pequeños

  • Facilita el proceso de desvinculación, en el caso de padres con hijos adolescentes

  • Ayuda a los padres a ser un mejor equipo parental, cuando las dificultades se presentan en la relación con los hijos